Terapia Vojta: ¿Qué es y qué aplicaciones tiene?

La Terapia Vojta fue descrita por el Doctor Václav Vojta entre el 1950 y el 1970, desarrollándola inicialmente como un principio de tratamiento para niños con Parálisis Cerebral.

Consiste en una forma de tratamiento a través de la que se pueden activar patrones motores innatos, esto quiere decir que lo que se consigue es que aparezcan (por vez primera, si el niño o el adulto tiene una patología de origen congénito, o de nuevo, cuando se ha producido un daño adquirido sobre el Sistema Nervioso)  movimientos que están de alguna forma preprogramados a nivel cerebral. Por tanto, el terapeuta no va a explicar al paciente lo que quiere que haga mediante órdenes verbales (por ejemplo,  diciendo “mueve la mano” o “mantén el tronco erguido”), sino que va a intentar conseguirlo a través de la aplicación de la terapia. Éste constituye uno de los signos distintivos de la Terapia Vojta: no se entrenan de forma consciente patrones de movimiento normales. Así, el “programa” motor adecuado para la realización del movimiento se mantiene activo en el Sistema Nervioso Central del paciente durante un tiempo tras el tratamiento, de forma que cuando el paciente realiza el movimiento espontáneo el cerebro puede recurrir a dicho programa, consiguiendo un cambio positivo en las alteraciones de postura y movimiento, que muchas veces los pacientes describen como mayor “sensación de ligereza” o “más facilidad para moverse”.

En la práctica, el fisioterapeuta necesita tener una formación específica (un curso de formación extenso y específico) para la aplicación de la terapia (tanto en lactantes como en niños, en adolescentes y adultos). Este curso le capacita para realizar un razonamiento clínico, base para la aplicación posterior de la terapia, en la que se utilizarán:

– las posturas de partida predefinidas, que forman parte de los complejos de locomoción conocidos como “Reptación Refleja” y “Volteo Reflejo”

–  la presión sobre zonas específicas predeterminadas y localizadas bajo la forma descrita por el Dr. Vojta  en el cuerpo en cada paciente.

Los complejos musculares que se activan durante la aplicación de la Terapia Vojta ayudan a obtener beneficios a diferentes niveles: a nivel muscular y de contol postural, a nivel respiratorio y visceral, a nivel de masticación y deglución, o a nivel ocular, entre otros.

Una vez más nos gustaría incidir sobre la importancia de que el fisioterapeuta que aplica este principio de tratamiento lo haga con la capacitación necesaria, ya que supone mucho más que la mera utilización de presión en posturas predeterminadas. De hecho, requiere de una base de razonamiento clínico muy extensa que permita interrelacionar las diversas fases en las que se encuentra la activación, con los patrones musculares, y con los objetivos que se plantean para cada paciente en cada sesión de tratamiento.

Os dejamos con este vídeo homenaje al Dr. Vojta donde podréis saber más sobre las aplicaciones de la Terapia Vojta.