LLAMA Y PIDE CITA: 881 939 195

¿Qué regalos nos ayudan a fomentar la comunicación y el lenguajes en los peques?

Dentro de unos días aterrizarán en casa los Reyes Magos. Para darles unas pistas de qué regalar, no queríamos dejar pasar la oportunidad de hablaros de algunos regalos que favorecen, de una u otra forma, el desarrollo comunicativo de nuestros peques y que, además, pueden resultar muy divertidos y entretenidos.

Podríamos clasificar esta lista de muchas formas: por edades, por áreas de desarrollo que se favorecen, por el valor educativo que aportan, por las capacidades de los niños que vayan a utilizarlos… Pero la lista sería muy larga y poco práctica; así que hemos seleccionado los que nos parecen más interesantes para que desarrollen nuevas habilidades, pongan en marcha su imaginación, e interactúen con los demás.

LIBROS

Una fuente estupenda de vocabulario, que permite a los papis interactuar con los niños guiándolos en la lectura y permitiéndoles descubrir nuevos personajes, mundos y conocimientos. Para los más pequeños, o para aquellos que están aprendiendo a leer, los cuentos de “Osito Tito” con sus pestañas móviles son estupendos. (Aspectos sobre los que influyen: atención, imaginación y creatividad.)

JUGUETES QUE ESTIMULAN EL JUEGO SIMBÓLICO

Aquellos juguetes que les permiten interpretar profesiones o situaciones que ven a su alrededor, les ayudan a desarrollar el lenguaje no verbal, ya que les lleva a imitar sus movimientos, así como el lenguaje oral de dicha actividad. Las casitas de muñecas, las cocinitas, o los diferentes mundos de playmobil; ¡pueden ser un estupendo regalo! (Aspectos sobre los que influyen:  imaginación, adquisición de nuevas conductas,  conocimiento del entorno, y funcionamiento de las cosas.)

JUEGOS DE MESA

Cuentan con importantes beneficios tanto para el desarrollo como para el aprendizaje, podemos pasar horas en familia jugando, y los hay para todas las edades. Además, se pueden elegir en función del aspecto que más queramos reforzar (ej.: trabajar atención y vocabulario con el “Lince”, el “Dobble” o el “Palabrea”; o trabajar la lectura con alguno de los packs del “Club A”), o según los gustos de los más pequeños de la casa. ( Aspectos sobre los que influyen: atención, concentración, adquisición de vocabulario, respeto de turnos, y velocidad de procesamiento.)

APILABLES Y ENCAJABLES

Los juguetes de este tipo favorecen los primeros aprendizajes y el desarrollo psicomotor. Algunos de los más populares son la torre cónica o el arcoíris Waldorf: estimulan el juego simbólico y de construcción, ayudan a contar y seriar, a aprender los colores, o a construir en tres dimensiones… Además, potencian la imaginación, ya que permiten crear minimundos y, para los peques a los que el aprendizaje de rutinas les cuesta un poco más, son una excelente herramienta para enseñarles a ordenar y a recoger. (Aspectos sobre los que influyen: motricidad fina (pinzas digitales), aprendizaje de rutinas, aumento de vocabulario.)

PUZZLES

Con infinidad de posibilidades, son un entretenimiento que gusta a todos los de casa porque no solo son divertidos, sino que además modifican de forma positiva los procesos de pensamiento de nuestro cerebro. Además, los niños que juegan con puzles desde edades tempranas, entrenan la motricidad fina y las habilidades cognitivas. (Aspectos sobre los que influyen: imaginación, creación e interpretación de historias, y aprendizaje de rutinas.)

Para niños que tengan entre 1 y 2 años, resultan estupendos los puzles de madera que pueden agarrarse con facilidad (ej.: puzzles de vehículos, frutas, letras y números…).

A partir de los 2 – 3 años, los puzzles que tienen entorno a 8-9 piezas y que son progresivos en dificultad, empiezan a resultarles muy entretenidos y hay más donde elegir (ej.: los puzles progresivos de Peppa Pig, o los puzles  progresivos de animales).

En este bloque, otra de las opciones que más nos gusta es el puzle de secuencias temporales: los peques deben de unir las piezas de forma que la historia que cuentan sea coherente y esté bien estructurada (ej.: “¿Quién es el protagonista?” o “¿Qué pasa si bebemos el zumo?”). Podemos empezar con puzles de 3 – 4 piezas y poco a poco ir aumentando la complejidad.

Aunque este año los Reyes Magos no lo tienen tan difícil como el año pasado ¡desde Neuraxis queremos aportar nuestro granito de arena! Si tenéis o conocéis a algún peque con necesidades específicas o sin ellas, y tenéis alguna duda sobre qué juguete regalar o si es adecuado, podéis poneros en contacto con el área de Logopedia.