LLAMA Y PIDE CITA: 881 939 195

¿Pueden los pacientes neurológicos realizar ejercicios de alta intensidad?

En los últimos años se ha ido cambiando el rol del paciente neurológico de ser más pasivo y sedentario, a pasar a ser mayoritariamente activo. Uno de los principios de nuestro centro, en cuanto al tratamiento, es que nuestros pacientes sean lo más activos y funcionales posibles en su día a día. Es por ello por lo que actualmente i0ncluímos más ejercicio en el tratamiento, pudiendo ser parte de éste el ejercicio aeróbico o de alta intensidad.

Practicar ejercicio de forma regular ha demostrado ser beneficioso tanto para el cuerpo como para la salud cerebral, así como para reducir el riesgo de diversas enfermedades, como las cardiovasculares o metabólicas. Resultando así ser de gran interés para nuestros pacientes.

El ejercicio aeróbico o de alta intensidad, trabaja la capacidad cardio-respiratoria asociada a realizar y tolerar actividad física. Siendo la capacidad respiratoria sinónimo de buena condición física y uno de los indicadores fisiológicos más importante para la salud.

Varios estudios de investigación hablan sobre beneficios que obtienen los usuarios de diversas patologías neurológicas tras realizar un programa de entrenamiento basado en ejercicio aeróbico o de alta intensidad, como por ejemplo en:

  • Ictus: mejoras en la capacidad aeróbica, la marcha y el equilibrio.
  • Parkinson: se aprecia mejoría en los síntomas motores como la bradicinesia, la marcha y el giro. También alivio en los síntomas no motores, como los déficits cognitivos, los trastornos del sueño, los trastornos del estado de ánimo y las anomalías sensoriales.
  • Esclerosis múltiple: puede mejorar el estado físico, la marcha, el equilibrio, la capacidad funcional y la calidad de vida. Reduciendo también la fatiga y la posibilidad de padecer depresión.
  • Lesiones medulares: mejoría en la capacidad aeróbica y en el manejo de la silla de ruedas
  • Demencias: mejora la memoria y el rendimiento en tareas duales, y reduce los síntomas depresivos.
Teniendo en cuenta los numerosos beneficios que se pueden obtener realizando habitualmente este tipo de entrenamientos, encontramos respuesta a la pregunta inicial: si, los pacientes neurológicos pueden practicar ejercicio aeróbico o de alta intensidad. Es por eso que os animamos a ser más activos y probar este tipo de actividad física. 
¡Estamos seguros de que os hará sentir genial!