LLAMA Y PIDE CITA: 881 939 195

PAUTAS GENERALES PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN CON UNA PERSONA QUE HA SUFRIDO UN ICTUS

El ictus o accidente cerebrovascular (ACV) es la interrupción del flujo de sangre al cerebro debido al taponamiento (isquémico) o la ruptura (hemorrágico) de los vasos sanguíneos.

El ictus es la segunda causa de muerte en España según la Sociedad Española de Neurología (SEN), la primera para las mujeres. Durante años, el ictus se asoció a personas de edad avanzada; pero en los últimos años la prevalencia en personas jóvenes ha aumentado, a consecuencia del cambio en nuestros hábitos de vida (sedentarismo, estrés, modificación en los hábitos alimenticios, etc.).

Uno de los síntomas más frecuentes en las personas que han sufrido un ictus es la alteración en su capacidad de comunicación, ya sea a nivel del lenguaje (comprensión, expresión oral, escritura y/o lectura) o a nivel de habla (modificando las cualidades fonoacústicas de la voz).

En Neuraxis estamos convencidos de que este tipo de rehabilitación tiene que ir de la mano de una buena comunicación familiar. ¿Por qué?

Porque existe la posibilidad de que el paciente caiga en un aislamiento social permanente debido a la imposibilidad de comunicarse, condicionando su capacidad funcional y su calidad de vida. La familia tiene que ser un pilar muy importante en la vida del paciente con el fin de lograr que las ganas por comunicarse no desaparezcan.

El ictus es un concepto clínico heterogéneo y la sintomatología de cada persona dependerá de la localización y del tamaño de la lesión cerebral. Es necesario tener en cuenta la afectación del paciente a nivel comunicativo, por lo que se deben considerar estas pautas de forma general y acudir a un logopeda especialista con el fin de que concrete dichas pautas en función de la sintomatología comunicativa de nuestro familiar.

PAUTAS GENERALES

  • Dar el tiempo necesario para contestar. Es importante no acabar las frases del paciente, aunque tarde más de la cuenta en expresar sus ideas.
  • Colocarse frente al paciente (cara a cara).  La comunicación también es no verbal y cabe la posibilidad de perder parte de la información si no nos fijamos en la expresión facial.
  • Hay que tener en cuenta que la comprensión y expresión del paciente puede variar de un día para otro, por lo que es fundamental tener paciencia y evitar los enfados.
  • El volumen del habla debe ser adecuado si el paciente no presenta déficit auditivo. Los gritos no favorecen la comunicación.
  • Hablar al paciente como a un adulto. El habla infantilizada no favorece el éxito de la comunicación.
  • No fingir entenderlo. Se le pide que repita y si persiste la dificultad se puede aplazar el tema de conversación para retomarlo en otro momento, pero nunca olvidarlo.
  • Evitar elementos distractores (radio, televisión, electrodomésticos, etc.) que puedan entorpecer la conversación, creando de esta manera un ambiente silencioso.
  • Emplear otros medios como gestos, miradas, dibujos, escritura u otras herramientas si el lenguaje oral no fuese suficiente.
  • Centrar la conversación en un tema principal para que se focalice en él.
  • Hablar despacio y de manera concisa, vocalizando correctamente.
  • Realizar preguntas de carácter dicotómico (sí o no) ayuda a la comunicación por su fácil comprensión y brevedad.
  • Utilizar frases cortas y pausas para facilitar la comprensión.

Estas recomendaciones facilitan la comunicación entre familiar y paciente, y tienen como objetivo evitar el aislamiento social, la depresión y la apatía. Está demostrado que una vida social activa ayuda al proceso de recuperación, por eso mismo la comunicación es tan importante.

En Neuraxis contamos con el asesoramiento necesario desde nuestra área de logopedia. Si tuviese cualquier consulta, no dude en contactar con nosotros