Trabajar la atención desde Terapia Ocupacional

= =

Trabajar la atención desde Terapia Ocupacional.

La Terapia Ocupacional es la disciplina que se encarga de promover la máxima independencia de la persona en las actividades de la vida diaria, ya sea entrenando dichas ocupaciones, facilitando productos de apoyo o ayudando a la persona a que promueva habilidades, hábitos y rutinas que favorezcan su interacción social y con el entorno. Muchas  personas con patologías de origen neurológico presentan además dificultades en la atención, tanto en adultos (ictus, esclerosis múltiple y otras enfermedades degenerativas, Alzheimer, ataxias y otras enfermedades raras…) como en niños (parálisis cerebral, TEA/autismo, síndromes de origen genético…).

Desde Terapia Ocupacional, se puede llevar a cabo una intervención dirigida a mejorar la atención con el objetivo de mejorar el desempeño ocupacional de la persona en su vida diaria. Desde la naturaleza de esta profesión, los objetivos irán orientados a mejorar la atención para hacer de manera lo más independiente posible las actividades de nuestro día a día. Para llevar a cabo nuestra intervención, debemos combinar una serie de factores que nos permitan mantener la atención.

En primer lugar, se debe observar y estudiar cual es la causa del déficit de atención y valorar cuales son las mejores horas de trabajo para la persona. Establecer rutinas y marcar horarios para realizar las actividades, es una herramienta que puede mejorar de manera significativa la atención mantenida; por ello, debemos buscar aquellos momentos en los que la persona sea más receptiva y mantenga la atención durante más tiempo. Otro aspecto importante es indagar en actividades motivantes o significativas para la persona, ya que dichas actividades resultarán más fáciles para guardar en la “memoria” y por tanto, para integrarlas.

El establecimiento de rutinas de trabajo y utilizar un lenguaje concreto y preciso, hará que la persona tenga una aproximación de cómo son las intervenciones, lo que hará que no se disipe tanto y se oriente mejor. En ocasiones, puede ser necesario adaptar el entorno y liberarlo de estímulos que puedan impedir una atención sostenida (por ejemplo, si el paciente se distrae mirando los libros que tenemos colocados en una estantería, podemos colocar la sala de forma que el rabajo se encuentre orientado en otra dirección).

Finalmente, uno de los aspectos más relevantes para un trabajo específico de Terapia Ocupacional para personas que tienen dificultades en la atención consiste en conseguir mantener la motivación de la persona, lo que nos ayudará a fomentar la adherencia al tratamiento permitirá alcanzar los objetivos planteados durante el proceso de Neurorrehabilitación de forma más eficaz, para que así pueda ser más independiente en su día a día.

Port Relacionados