Limitación o disfunción en el lenguaje adquirido: AFASIA

El lenguaje es el medio que nos permite establecer una comunicación (oral, escrita y gestual) con el fin de expresar sentimientos, ideas, intenciones y necesidades; un proceso activo que se adquiere, desarrolla y se modifica desde la infancia. Si se sufre una alteración en dicho proceso, como puede ocurrir en la afasia, se verá alterada la vida del paciente a nivel social y como medio para la expresión de necesidades básicas.

La afasia se define como la incapacidad (total o parcial) para usar el lenguaje adquirido como consecuencia de daño cerebral. A su vez, puede diferenciarse en función de la zona del cerebro afectada en focal, si está circunscrita a un área cerebral determinada, o difusa, si no tiene un área definida.  Las principales causas de la afasia pueden ser: ACV, TCE, tumores, epilepsia, infecciones intracraneales…

En palabras de Luria: “en la afasia se altera la capacidad de transformar el lenguaje en pensamiento y el pensamiento en lenguaje” (1980).  

La afasia ha sido estudiada durante años, existen diversas clasificaciones según la corriente que se siga. En la actualidad, la clasificación más utilizada es la que diferencia la afasia en:

  • De Broca: déficit en la producción verbal, alteración en repetición, denominación, lectura y escritura.
  • Wernicke: producción verbal preservada, alteración en comprensión, repetición, denominación, lectura y escritura.
  • Global: alteración en todas las áreas.
  • Conducción: producción verbal preservada, alteración en repetición, denominación, lectura y escritura.
  • Anómica: producción verbal preservada con déficit en denominación.
  • Otras: Motora transcortical, Sensorial transcortical y Mixta transcortical.

En la práctica del logopeda, no se da tanta importancia a la clasificación como a identificar las principales características de la afasia y a que niveles de la comunicación están alterados o sufren un déficit (expresión, fonética-fonología, discurso, prosodia, comprensión, denominación, repetición, escritura,…)

El inicio del tratamiento de la afasia debe producirse en las primeras semanas tras el diagnóstico, teniendo en cuenta diversos factores, variables que influyen en los resultados del proceso de recuperación:

  • Tamaño de la lesión
  • Comorbilidad
  • Severidad y tipo de afasia
  • Etiología
  • Edad
  • Nivel lingüístico
  • Escolaridad y alfabetización
  • Motivación y estado psicológico
  • Medio familiar y social
  • Terapia de lenguaje

La base que sustenta la rehabilitación será la neuroplasticidad cerebral (conoce más en nuestro blog http://neuraxis.es/plasticidad-cerebral-y-fisioterapia-neurologica/). La evidencia demuestra que las nuevas conexiones pueden desarrollar nuevo aprendizaje pero también una mala adaptación o una interferencia de otras funciones cerebrales. Crear y modificar, desde un primer momento mediante el tratamiento de logopedia, las nuevas conexiones en el sistema nervioso alterado nos permitirá optimizar el funcionamiento de las áreas del lenguaje alteradas.

Port Relacionados