La importancia de la higiene oral en personas con disfagia.

= =

La importancia de la higiene oral en personas con disfagia.

En otras entradas del blog, se ha tratado el tema de lo que es una disfagia.Hoy os vamos a hablar sobre la importancia que tiene mantener una buena higiene en la boca. En los casos en los que la alimentación sea por sondas o PEG (sondas que se colocan para que el alimento vaya directamente al estómago en pacientes que no pueden alimentarse por la boca), también es necesario mantener una buena higiene para evitar cualquier infección o que los restos de alimentos que le puedan quedar dentro de la boca vayan a las vías aéreas y se atraganten.

Es importante mantener una buena hidratación y que la persona beba agua. También que humedezca la boca con una gasa impregnada en agua ya que con esto se ayuda a que siempre haya una cantidad apropiada de saliva y que no aparezcan infecciones por bacterias u hongos. 

Es importante repasar con la lengua la boca por si queda algún elemento y dar pequeños sorbos de agua para que trague (para evitar atragantamientos, mantener una postura correcta de la persona siguiendo las pautas que nos ha dado un fisioterapeuta o el logopeda).

Es importante trabajar de manera coordinada desde las distintas áreas (fisioterapia, logopedia y terapia ocupacional) con el objetivo común de conseguir que el propio paciente realice por sí mismo el autocuidado de su boca. Estos profesionales, darán las herramientas y pautas necesarias para ayudar a la persona a conseguir que pueda realizarlo de forma autónoma.

En caso de que la persona no pueda realizar el autocuidado de manera autónoma, os damos algunos pasos a seguir después de cada comida:

  • Hacer la limpieza con la persona sentada y con cuidado para no hacerle daño dentro de la boca.
  • Limpiar por separado los dientes dentro de la boca y por otro lado las piezas postizas para favorecer una limpieza en profundidad.
  • Impregnar una gasa con enjuague bucal o colutorio para limpiar toda la boca (encías y mucosas), y después, realizar lo mismo con una gasa con agua para enjuagar.
  • Usar un limpialenguas para eliminar posibles alimentos.
  • Secar la boca y aplicar vaselina o cacao en los labios.

En caso de que esto tenga que hacerlo un tercero, se han de seguir las siguientes pautas:

  • Explicar siempre lo que se le va a hacer para que sea consciente de dónde se va a tocar en cada momento.
  • Prestar atención atención al cierre que pueda hacer la persona para evitar que nos muerdan.

Es esencial realizar esto como una rutina diaria tras cada comida y tener constancia para poder tener una higiene oral correcta, evitando un posible malestar en la persona y beneficiando que tenga una salud bucal adecuada.

Port Relacionados