El Sistema Nervioso y la Fisioterapia

El Sistema Nervioso y la Fisioterapia

El Sistema Nervioso está formado por el Sistema Nervioso Central (cerebro y médula espinal) y el Sistema Nervioso Periférico (nervios). Estos dos sistemas se comportan para desarrollar su función como uno sólo, y además están unidos, formando un continuo. Se estudian de forma separada con fines didácticos y también por la diferenciación anatómica (mientras el SNC se observa recubierto por la estructura ósea formada por cráneo y columna vertebral, el SNP se encuentra entre los músculos, ligamentos… y por tanto está menos protegido).

Además, y aunque parezca sorprendente,  el Sistema Nervioso tiene una cierta capacidad para moverse,  al igual que los huesos, músculos y articulaciones; no es una estructura fija e inamovible.

 

Cuando se produce una lesión a nivel del SNC (como consecuencia de un ictus, traumatismo craneoencefálico, lesión medular, enfermedades neurodegenerativas…), también el SNP va a sufrir de forma indirecta; es decir, si sufro una lesión en el cerebro el resto de mi Sistema Nervioso (y las estructuras que están a su lado como músculos, ligamentos…) va a verse afectado de una u otra forma. Como consecuencia, podrán aparecer en la persona síntomas y signos tales como dolor o falta de movimiento, que van a repercutir directamente sobre su calidad de vida.

En general, la fisioterapia convencional considera los nervios periféricos parte de la estructura del cuerpo humano pero no los toma como un elemento importante en el proceso de recuperación.  Este es uno de los motivos por los que es importante realizar un tratamiento de Fisioterapia Neurológica, en el cual se incluyan técnicas de movilización de todo el Sistema Nervioso a través de la información que puede aportarse a través de los nervios periféricos.

Por ejemplo, si tras un ACV (ictus) mi brazo se coloca en esta posición:

 a través de una técnica de movilización para uno o varios nervios periféricos que conducen información al brazo podemos conseguir disminuir la tensión sobre esa mano tanto como sea posible hasta alcanzar una posición más anatómica.

Port Relacionados