Bloqueos en la enfermedad de Parkinson

Los bloqueos son uno de los síntomas característicos que pueden aparecer en la enfermedad de Parkinson, especialmente cuando la enfermedad se encuentra en estadíos avanzados. Los pacientes suelen describirlas como una sensación de “tener los pies pegados al suelo”, así también son conocidos técnicamente como fenómeno de congelación (el paciente se siente con gran dificultad para moverse, como si se encontrase congelado). Los bloqueos suelen aparecer en el momento en el que la persona empieza a caminar o cuando se encuentra bajo el marco de una puerta, pasando por sitios estrechos o con muebles cerca… Si el bloqueo se produce inmediatamente después de un giro es relativamente frecuente que se pueda producir una caída.

¿Cómo evitar o salir de los bloqueos?

    • En la medida de lo posible, se debe adaptar el domicilio a la nueva situación, evitando el uso de alfombras que hagan que los pies puedan “engancharse” durante el bloqueo y también minimizando la cantidad muebles (especialmente aquellos que conviertan el espacio en más estrecho). Este aspecto es fundamental, y sobre él podrá informarnos de forma individualizada nuestra neuroterapeuta ocupacional.
    • Utilizar como estrategia dar un paso atrás, para intentar “reiniciar” la marcha (efectivo si no existe riesgo de caídas y la marcha es segura).
    • Colocar líneas de colores o huellas para que el paciente intente pisarlas cruzando pasillos o puertas.
    • Marcar un ritmo con música, un reloj o un metrónomo para que reanude la marcha intentando seguir el ritmo.
    • Colocar un pie por delante para que el paciente intente esquivarlo y de esta manera continúe caminando. Otra opción es la que se propone en el vídeo que os mostramos a continuación, que consiste en colocar enganchado al bastón un listón perpendicular de un color llamativo, para que el paciente tenga que sobrepasarlo con el pie cada vez que da un paso:

  • Usar el balanceo del cuerpo en una posición estática para llevar la carga de una pierna a otra y así facilitar que se inicie la marcha.
  • Contar (en alto o mentalmente) para mantener el ritmo del paso. También funciona a veces pensar en la marcha militar (levantando las rodillas). Esta estrategia ayuda a prevenir y a salir del congelamiento.
  • Giros con círculos amplios evitando girar sobre un pie (como si girásemos conduciendo un coche).

 

Siempre debemos tener en cuenta ante una situación de bloqueo del paciente con Parkinson que para el acompañante a veces la situación puede ser muy frustrante, pero intentar realizar determinadas acciones como tirar del brazo o empujar  a la persona para que camine, o intentar verbalmente que dé un paso no va a servir de nada; incluso pueden empeorar la situación de bloqueo. Se trata de una situación transitoria, que se resuelve en un período breve de tiempo; precisamente tiempo es lo que debemos de dar a la persona cuando se encuentra en el momento de congelación, y con calma debemos facilitar alguna de las estrategias anteriores para ayudar a salir de esa situación. Nuestro fisioterapeuta especializado en neurología y nuestro terapeuta ocupacional van a poder darnos recomendaciones adaptadas a cada caso y a cada situación particular.

Port Relacionados