Hidratación…

Hidratación ….

 

El agua forma parte de los seres vivos. Las personas están constituidas aproximadamente por un 80% de agua, elemento fundamental en mantener un buen estado de salud. Para garantizar los niveles de agua en nuestro cuerpo (niveles hídricos) a lo largo de nuestras vidas, debemos hidratarnos, consumiendo una cantidad de líquido al día a través de agua, zumos, caldos…

Existen distintas variables que condicionan la ingesta de líquidos, y que debemos considerar (por ejemplo, en verano la ingesta debería ser mayor). Además, determinados grupos de personas se consideran más vulnerables a la deshidratación; por tanto, debemos observar especialmente el estado de niños, ancianos, y personas con disfagia (alteración en el proceso de la deglución).

En las personas que presentan disfagia puede estar alterada la eficacia en deglución (capacidad para alimentarse e hidratarse de manera óptima). Esta situación puede llegar a desencadenar, si no se observa e interviene adecuadamente, cuadros de desnutrición y/o deshidratación.

La deshidratación en el paciente con disfagia es relativamente frecuente, debido a una disminución de la ingesta de líquidos o a una excesiva perdida de agua como consecuencia de la patología existente o problemas clínicos asociados (diarrea, vómitos, fiebre,…)

Si la ingesta de agua es importante en nuestra vida diaria, asegurar la hidratación de la persona con disfagia es un elemento clave para mantener la mejor calidad de vida posible en cada caso. Determinar la situación en la que se encuentra una persona con disfagia, valorar las necesidades hídricas y garantizar la hidratación seleccionando las adaptaciones oportunas según el tipo de disfagia (viscosidad del bolo, volumen, vías alternativas…) formará parte del tratamiento rehabilitador del equipo multidisciplinar en el que deben intervenir, al menos, el logopeda y el terapeuta ocupacional.

En la actualidad, existen en el mercado una gama de productos que nos facilitan y ayudan a aportar la ingesta necesaria de agua en disfagia, considerando las indicaciones del tratamiento. Un ejemplo serían los espesantes, que nos modifican el líquido para darle la consistencia adecuada.

En Neuraxis, contamos con equipo multidisciplinar que se encarga de desarrollar un programa rehabilitador individualizado cuando la persona presenta disfagia. ¡INFÓRMATE!